Tuesday, June 2, 2015

Montreal (Canadá).

Hola a todos, ¿cómo va la cosa??! Aquí con mono de viajes y vacaciones!!! Por eso, aprovechando que hemos tenido un puente, hemos cogido el coche y nos hemos ido al país *extranjero* mas cercano, Canadá! A tomar aire fresco! No hay nada que nos guste más que un roadtrip, y ahora con Elvira más, porque el coche es como una extensión de la casa y vamos tranquilos con todo nuestro equipamiento para el bebé! Además, tiene la ventaja de que puedes parar donde quieras, cuando quieras! Mirad donde (no) nos comimos el potito a mitad de camino...


Es un area de descanso en Vermont, no recuerdo el nombre del pueblo porque ni se avistaba, pero el verde era espectacular y las sillas de colorines muy divertidas y resultonas. Me las quería llevar a casa, pero luego pensé que no me cabían en el coche con todo lo que llevo para el bebé. Apenas una hora después de esa parada estábamos en la frontera, Elvira haciendo uso por primera vez de su pasaporte!! 


Quebec es la provincia Canadiense más cercana a Boston,  la ciudad de Montreal la tenemos a unos 500 Km y Quebec city a un poco más. Esta zona es francófona y el francés es la lengua oficial, con lo cual a mi me parece un poco que estoy en Europa. Señales de tráfico en kilometros, paté a saco en los supermercados, edificios de piedra y hablando francés?? Oui oui ! Me gusta! 


El casco histórico de la ciudad o "Vieux-Montreal" es la zona más concurrida por los turistas. Calles estrechas de adoquines, terracitas, muy acogedor. No soy muy de iglesias, pero la foto me ha quedado medio bien, así que os enseño Notre-Dame:



Esta era nuestra segunda vez en Montreal así que nos interesaba más visitar algún barrio y mezclarnos un poco mas con los lugareños. Elegimos el Plateau Mont Royal como centro de nuestras actividades. Y nos encantó!


El Plateau es uno de los barrios mas alternativos de la ciudad, lleno de artistas, artesanos y tiendas monillas de segunda mano. Antes de los años 60 estaba ocupado por gente de clase obrera, pero se fue poniendo de moda, y ahora es de las zonas mas deseadas por los "Montrealers".



Tiene un montón de sitios chulos para brunch y tomar cervecitas. Era sábado y estaban de bote en bote así que nos decimos por los bagels de Fairmont Street, todo un clásico! Y los podíamos comer al solecito! Le han salido competencia a mis bagels newyorkinos favoritos. Estaba tremendo!!



Llevaba semillas de amapola por encima (poppy seeds). Por dentro queso Philadelphia y salmón!


Pero lo mejor fue ver a Elvira mezclarse con los modernos del Plateau! Hay que ver lo que le gustan los perros a esta niña... a quien le habrá salido... ? 



Después del bagel nos comimos un helado en Kem Coba, salía la gente por la puerta, estaba exquisito, y tenían sabores exóticos. 



El barrio esta bordeado por el Parc du Mont-Royal (de ahí su nombre). Como curiosidad os cuento que este parque fue diseñado por la misma persona que diseño Central Park en Nueva York. Me encanta ver como el verde se mete en la ciudad.



Es un monte, es decir, está en cuesta. Nos propusimos llegar a la cima, empujando carrito :) mientras Elvira dormía la siesta.




Hasta llegar al mirador de Kondiaronk, donde las vistan son súper chulas. Llegamos con la lengua fuera, por suerte había un festival y podías comprar cerveza HA! que suerte la nuestra!



El segundo día lo comenzamos en el Village, barrio gay de la ciudad, porque no nos queríamos perder las "bolas rosas" o Le Projet de Boules Roses. En verano llenan la calle de Sainte- Catherine, que es peatonal, con cientos de guirnaldas de bolas rosas, en distintas tonalidades. Cubren un kilometro de extensión! Todo para darle un ambiente festivo a la ciudad, y lo consiguen! Bolas rosas hasta donde nos alcanzaba la vista!



Desde allí nos adentramos en el Latin Quartier, y otro flechazo! Rue St. Denis con sus cafes, restaurantes y cervecerías! Cuanta vida!



Es barrio universitario, quizá por eso el ambientillo. 



Allí nos apalancamos a tomar cervezas artesanas, y probar el Poutine, plato típico. Son patatas fritas con gravy (caldo de carne, me sabía a avecrem) y queso medio fundido por encima. La verdad es que no nos gustó tanto... pero bueno, hay que probarlo todo!



Con la contentura de las cervezas al sol nos fuimos caminando a Chinatown, a tomarnos una barba de dragón. Que es un dulce con "pelos" y cacahuetes. 


Y de ahí al puerto, a relajarnos un poco y dejar que Elvira jugara con las flores... Viajar con bebés requiere mucha paciencia pero es muy gratificante también.


Nosotros decidimos alquilar un apartamento con airbnb para estar más cómodos, y siempre tienes que contar con imprevistos. Sin ir mas lejos, a Elvira le dio fiebre una de las noches, menos mal que había echado botiquín. Y los ascensores brillaban por su ausencia en el sistema de metro de la ciudad. 


Os cuento esto para que sepais que aunque las fotos son muy bonitas, y lo pasamos genial, nada es perfecto :)


De vuelta a casa paramos en el Oratorio de St. Joseph. Lo teníamos muy cerca del apartamento, aunque ya lo habíamos visto decidimos parar y subir a ver las vistas! Y carretera y manta, 3 horas en la frontera con cuartillo incluido, al parecer seguimos siendo raros. 

En mi cabeza: por favor, que no me quiten el paté y el chorizo !!  

Hasta pronto! 

Conchi





8 comments:

  1. ¡Las fotos son preciosas! y tiene ese aire total de mezcla europea con americana, me encanta. Siempre que querido ir a Canada, es más, estados unidos no me llama mucho la atención pero Canada como que si y con este post más todavía ^_^
    Pena que os retuvieran en la frontera y que la nena no se sintiera del todo bien una de las noches la verdad. Un abrazo!

    ReplyDelete
  2. Gracias Esti!!! A nosotros nos sirve para desconectar un poco precisamente por eso, por el aire europeo que tiene... es un poco como estar en casa! A ver si te animas! Un beso!

    ReplyDelete
  3. Me encanta las fotos. Ojalá tuviera esa posibilidad. Aquí en Gran Canaria, tenemos muchas cosas y no cambiaría por nada el tiempo que tenemos y nuestras playa. Pero tengo un alma inquiera y que encantaría ver mundo y eso verdes... mmm... Es una preciosidad.

    Un beso.

    ReplyDelete
    Replies
    1. alma inquieta... eso de escribir rápido tiene sus consecuencias. Y playas....

      Delete
  4. A Gran Canaria me iba yo ahora mismo!! Que tengo a mi niña con el jersey y las boticas de lana (en junio) haha. Disfruta de ese clima y paisajes maravillosos por nosotras! Un abrazo!

    ReplyDelete
    Replies
    1. En todo el mundo hay cosas bonitas.

      Pero me siento muy orgullosa de vivir aquí.

      A ver si un día cruzas el charco y te pasas por nuestras islas. Te encantarán.

      Un abrazo para ti también. Y para tu peque un besito.

      Delete
  5. Hola Conchi!
    Pues me has convencido, próxima parada Montreal, me ha encantado. También llevamos al peque a cuestas :).

    Un saludo.

    ReplyDelete
  6. Encantada de conocerte Laura! Si subís, aprovechad y hacer rutilla, metiendo Quebec City!! Y vivan los peques viajeros!! Un abrazo!!

    ReplyDelete