Tuesday, September 15, 2015

El Gran Viaje en Globo!! Cinco cosas que no sabía antes de montar.

Antes de que acabe el verano, quería enseñaros las fotos del Gran Viaje en Globo  (porque así he querido llamarlo). Si recordáis bien, el pasado mes de Julio nos tocó un viaje en globo en una rifa.  Éste tendría lugar durante el Festival de Quechee en Vermont, pero no pudimos subir porque había tormenta. La historia completa la tenéis aquí, y es muy curiosa. 

El caso es que uno de los maestros globeros, el inigualable Gary Lowell de Balloons Over New England se ofreció a darnos el paseo otro día en el que el tiempo estuviera mejor, y después de varios intentos, fijamos fecha :)

Gary lleva volando mas de 30 años y su expediente de accidentes está limpio. Nos informó de todas las normas de seguridad, y de que Elvira no podría subir con nosotros, ni en la mochilita. No era una buena idea. Más tarde entendería porque... 

Había muchas cosas en las que no había pensado antes de subir. A la espera de una experiencia de este tipo, elegí no leer demasiado, ni ver fotos del vuelo, para que el impacto fuera mayor y dejar que me sorprendieran. Cuantos menos spoilers mejor. Y así aprendí lo que os vengo a contar sobre la marcha.

1. Montar y desmontar el globo vale por el gimnasio de toda la semana y te pone moreno. Enrique se ofreció voluntario para ayudar, porque os podréis imaginar que el globo no viene inflado.  Y tiene tarea. A pesar de estar hecho de un nylon especial muy ligero, el globo es pesado, al fin y al cabo mide 22 metros de altura. Y la flama del fuego al inflarlo te deja bronceado. 




2. No sabes la ruta. El viento te lleva donde quiera, y no hay forma de controlarlo. El globo no tiene volante ni es un barco velero. Estas totalmente a merced del viento. Después de 30 años volando en la zona, Gary nos contaba que todavía el globo lo sorprende con rutas inesperadas. Una de las mayores atracciones para los pasajeros es sobrevolar el cañón de Quechee. Qué suerte tuvimos, la vista te quitaba el hipo :)




3. No da nada de vértigo. Ni cosquillas en el estomago. Nada. El despegue es super suave, y vas flotando como si fueras una pluma. El globo se va elevando y cuando quieres acordar, has tomado una altura considerable. No vas atado de ninguna manera. 




4. Si estás calvo, llévate una gorra, porque quema!! Vas de pie en la cesta y el quemador lo tienes a poca distancia de la cabeza. Ruge como un dragón, sobre todo al principio cuando estas tomando altura. Y llevas las cocorota calentita :)


5. Si deciamos antes que no sabiamos la ruta porque el viento mandaba, igualmente, no sabemos dónde vamos a aterrizar. Yo pensaba que habría un campo llano con una diana roja gigante pintada y que allí terminaríamos. Lo cierto es que entre tanto bosque y monte había que buscar un claro lo suficientemente grande para aterrizar. Normalmente el jardín de alguien... ¿será este?


o este otro?


¿No acabaremos en mitad de la carretera?


O en el lago... no me he traído el bañador, ejem.


El aterrizaje es un poco brusco, ya que el globo rebota y llega a dar varios golpes en el suelo. Las rodillas deben estar flexionales para que no te vayas a hacer daño. Un coche amigo te va siguiendo según instrucciones por walkie talkie. Y además de servir de anclaje para el globo, luego te llevan de vuelta con tu bebé, y te invitan a una botella de champagne para celebrar que todo ha ido bien y comentar las mejores jugadas.

Yo solo quería abrazar a mi chiquitilla. 


Hasta aquí la avenura del Gran Viaje en Globo. La reportera mas dicharachera de Estados Unidos se despide hasta dentro de un par de días.


Besos!

Conchi






No comments:

Post a Comment