Monday, August 8, 2016

Cogiendo frambuesas en Smolak Farms, North Andover (Massachusetts).



















La mayoría de los americanos tienen un corazón granjero, y aunque ahora vivan en una ciudad grande, mantienen la tradición de salir al campo y coger los frutos de cada estación y aprender sobre la cosecha. Nosotros no somos americanos, pero estamos absolutamente enamorados de la estampa de la granja roja y el huerto de arboles. Los animales. Coger tus propias frutas y llegar a casa y hacer una tarta o mermelada. O potitos. Pintoresco a rabiar y reconozco que no me puedo resistir... 

Los que lleváis un tiempo siguiendo el blog, sabréis que solemos ir a coger manzanas en otoño. Esperamos ese día con emoción cada año, como si vinieran los reyes. Pues bien, en verano se cogen los berries: fresas, frambuesas, moras y arándanos. Y aunque hace calor, merece la pena alejarse del tumulto de las playas sin apenas chiringuitos y escaparse al huerto. 

Además, las granjas suelen tener un puesto de helados y smoothies caseros, y hechos con la misma fruta de la granja... un smoothie de medio litro que nos pusieron, yo ya ni quería mas. 

La granja que visitamos se llama Smolak Farms en North Andover, al norte de Massachusetts. Es como un parque temático con petting zoo, columpios, heladería, tienda de regalos... y las frutas. Para el que no lo sepa, se dice PYO- Pick Your Own. El fin de semana que estuvimos se podían coger frambuesas y arándanos azules.  Te dan las cajitas en un kioskillo a la entrada y luego pagas al peso, 6,99 dólares la libra. Y por el camino puedes comer todas las que quieras, claro que después del smoothie... cualquiera. 

Elvira si que picó unas cuantas, me sorprendió porque comer no es lo suyo. Llenar la cajita lleva su tiempo, y hay que cogerlas con mucho cuidado para no romperlas. Apretándolas entre los dedos solo lo justo y tirando. Si están bien maduras, salen limpias, sin tallo. 

Cuando terminamos la recolecta nos sentamos a descansar a la sombra de un árbol y nos cagó un pájaro, jajaja, no es broma, la pobre Elvira todavía se acuerda y se señala el bracito y dice "aquí". 

Los chicos de la granja fueron super apañados, y antes de irnos nos regalaron una docena de donuts caseros. Nos quedamos muy contentos, y aprendimos nuevas palabras, como alpaca. Fue el animal favorito de Elvira, porque había una alpaca bebé y una alpaca mamá. 


Me la como.



Hasta pronto!



Conchi






No comments:

Post a Comment