Wednesday, August 3, 2016

Una fiesta de los años 20 en Ipswich (Massachusetts).

... Habéis pensado alguna vez, si pudierais viajar en el tiempo, a dónde os gustaría ir? Un lugar, una época, quien seríais? Cierro los ojos y me imagino el Nueva York de los años 20, irradiando prosperidad económica, dónde nadie tiene miedo. Los Ford T relucientes por las calles. Las ciudades son protagonistas por primera vez en Estados Unidos y la gente deja las granjas buscando un estilo de vida urbano. La liberación de la mujer. El jazz, las fiestas, las charlas hasta el amanecer... 

Si. Convencida.

Viajaría a los felices años 20, en Nueva York o Paris. Y sería una moderna, al estilo Zelda Fitzgerald en sus años dorados, una flapper (como se dice por aquí). Llevaría vestidos con brillos, plumas y perlas en el pelo, y mucho maquillaje. Contaría historias que habría leído en algún sitio a los extraños, y posiblemente fumaría pitillos de esos largos. Me ganaría la vida escribiendo novelas, y aunque la ley seca estaría haciendo de las suyas, yo sabría dónde conseguir whiskey Ha! 


Por eso me hizo tanta ilusión la fiesta del domingo pasado en Crane Estate, Ipswich, al norte de Massachusetts.  Durante 5 horas- que pasaron como 5 minutos- jugamos a ser Zelda y Scott, y nos metimos muy bien en el papel. Nosotros y el resto de los invitados, todos se habían tomado muy en serio la estética de la época. Solo los móviles nos delataban. El escenario ayudaba, y es que la mansión y sus jardines eran mejor que el decorado de cualquier película. Y con la música, la compañía y las cervezas... ya solo quedaba dejarse llevar!




Es el cuarto año que los Trustees y Boston Swing Central organizan el evento, y las entradas vuelan. Aunque había en torno a 1500 personas el ambiente era relajado, las varias secciones del espectacular jardín- que llegaba hasta la playa- daban mucho juego.




Había kioscos con comida y bebida a precios razonables, música en vivo y dos zonas de baile, donde verdaderos cracks del swing hacían piruetas! Para los novatos como nosotros, había clases para aprender tus primeros movimientos. Elvira los seguía todos con atención, esa tarde nació una estrella del swing... 

Oh! y casi me olvidaba, los juegos típicos de la época!




Ya os decía que se nos paso el rato volando! También podías dar una vuelta en un Ford T!



Un verdadero viaje en el tiempo, un pequeño regalo para la imaginación, pasar la tarde en los años 20! Aunque reconozco que cuando cayó la noche, agradecí quitarme los tacones y el maquillaje, y regresar a 2016, a la vida cotidiana, donde tampoco se está nada mal!

Conchi








5 comments:

  1. qué fotazas!! verdaderamente parece que has saltado en el tiempo!

    ReplyDelete
  2. Que linda idea la de una fiesta de otra época, hermosas fotos! Me gusto mucho tu blog! Saludos!

    ReplyDelete